Más curiosidades del poker

Las anécdotas en torno a la baraja no tienen fin. Ni tampoco en cuanto al juego del póker en sí. También la literatura y el cine se han ocupado ampliamente del tema, extrayendo todo el posible dramatismo que este juego lleva implícito. Se ha dicho que el póker es un juego muy “fotogénico”, en alusión al gran partido que el cine ha sabido sacar siempre de él.

Ya en la literatura, desde la más seria a la estrictamente popular, el juego ha sido utilizado mil veces como detonante dramático de la acción y de sus personajes. Desde el inmortal Dostoyevsky, con su magistral obra “El jugador” -llevada al cine, cómo no, con el título de “El gran jugador”-, auténtico retrato psicológico del adicto enfermizo, hasta los autores de géneros populares, como los escritores del género del Oeste o el policiaco, pocos son los que no han recurrido a las cartas y al póker como elemento más o menos decisivo de su obra. Tal vez el más original haya sido Lewis Carroll -seudónimo del reverendo Robinson Duchworth-, en su obra “Alicia en el País de las Maravillas”, donde la heroína es acusada y juzgada por un mundo de cartas de la baraja, presidido por la despótica Reina de Corazones. Es una secuencia realmente kafkiana, cuyo simbolismo no está del todo claro, pero el mundo de cartas de la baraja que crea Carroll es una verdadera delicia.

En cuanto al cine, ¿qué se puede decir que el lector no conozca ya por propia experiencia? Han sido cientos, miles de veces, las que ese medio artístico ha reflejado en la pantalla una partida de póker más menos decisiva, especialmente en temas del Oeste o de pistoleros modernos, los ambientes que más se prestan a esa clase de escenas. Pero también en obras de otro estilo hemos visto el póker casi como un protagonista más. Así, en “Un tranvía llamado Deseo”, la partida que juegan repetidamente Marlon Brandon y Karl Malden con otros vecinos, no sólo da ambiente a la opresiva y sofocante atmósfera de la obra, sino que contribuye a dibujar la psicología de los personajes y acentuar el dramatismo de las situaciones escénicas. En “El jugador del Mississippi”, lógicamente, al ser un profesional del juego el protagonista, resulta inevitable que el póker sea, en un casino flotante, casi elemento indispensable durante gran parte del film.

En “Pasión de los fuertes”, la película de John Ford sobre Wyatt Earp y el O.K. Corral, hay una partida de Henry Fonda al principio, y otra posterior donde interviene otro jugador profesional, Doc Holluday (encarnado por el actor Víctor Mature), que tienen asimismo atmósfera y tensión, y no son de relleno ni mucho menos, sino situaciones dramáticas con un sentido dentro del total de la obra.

Sería interminable la mención de películas sobre el póker, pero una de las que dejan huella por lo decisivo de una partida en el tema principal, es “El Mejor Jugador del Mundo”, donde Edward G. Robinson interpreta al mejor especialista en póker, y el film termina con una impresionante partida de póker donde se enfrentan un póker de ases y una escalera de color, en una secuencia tensa y agobiante, cuyo final tiene una gran carga dramática.

Menos importarte, pero también decisivas en el tema, tenemos partidas de póker en películas como “El póker de la muerte”, “El gran combate”, “El pistolero”, “Tombstone” y muchas otras, incluso las musicales, caso de “Magnolia”, en la que Howard Keel es el intérprete de otro jugador profesional del Mississippi.

En otras películas hemos podido ver cómo se juega el póker en los casinos, que es otra variante, en sus normas, respecto al modo habitual de jugarse, ya que en esos establecimientos es forzoso que un croupier reparta los naipes, como puede hacerlo un colega en la mesa de la ruleta con las apuestas, y jueguen todos frente a la banca, que representa el propio croupier. AM, siempre da éste Ias cartas, se puede exigir baraja nueva en todo momento, y se pueden examinar sin que ello implique ofensa alguna para el empleado de la casa, ya que cada jugador está en su derecho de comprobar si los naipes pueden haber sido marcados por algún otro de la mesa, con imperceptibles arañazos, pongamos por caso. Es obvio aclarar que, en esas circunstancias, es siempre la banca la que gana en caso de jugadas iguales, y que en caso de duda marca las normas a seguir.

En algunos casos, el croupier no interviene en el juego, limitándose a repartir cartas, pero quedándose la banca con un porcentaje del fondo de cada jugada. Todo ello depende de las normas establecidas por el casino, y que el jugador puede aceptar o rechazar, según desee entrar o no en el juego.

Es frecuente que en los casinos se juegue al póker descubierto, sobre todo en Las Vegas y lugares parecidos, ya que es más adecuado para la mesa de un local de esas características.

poker – Google Noticias

» Poker con el Tajo - El Decano de Guadalajara
» May Maceiras: El póquer y nuestro entorno. - PokerNews
» Alain Roy gana la final del Partouche Poker Tour de Cannes - Noticias Poker
» El Casino de Barcelona, primera parada del European Poker Tour - Noticiasdot.com
» Un poker de ‘ases’ por la presidencia de la República - La Vanguardia Liberal
» Finaliza "Poker de reinas" - Esto
» Comenzó ayer el Borgata Poker Open a la espera de la espera de la ... - Noticias Poker
» Affilinet convoca la segunda edición internacional de las Noches ... - Puro Marketing
» Trallero Reiser: Con 7 basta... o sólo 6? - PokerNews
» La parada de Costa Rica del World Poker Showdown cambia de fechas - Noticias Poker
poker en linea

888 Poker
888 Poker