Jugadas de poker: Poker descubierto

Otra variante del juego, por cierto bastante traicionera si se choca con jugadores expertos.

En ésta no hay descartes, pero sí envites, por supuesto. Y envites que implican un riesgo cierto, puesto que una sola carta oculta pueda ocultar muchas sorpresas, agradables o desagradables, según resulte ser esa solitaria carta.

En el póker descubierto, las cartas se reparten igualmente de una en una, Como siempre, la primera tapada. El jugador la ve y decide si la deja tapada o la destapa. En el primer caso, la segunda carta a dar será descubierta. Entonces decide el jugador si descubre la primera o no, y según sea su decisión, le será dada la carta cubierta o descubierta, respectivamente. Y así hasta dar las cinco. Es decir, siempre ha de haber una sola carta tapada, y al resto a la vista, hasta un total de cuatro. La habilidad del jugador en mantener tapada la carta adecuada, es fundamental. Si mostrase pongamos un poker o un trío, no podría apostar demasiado, a menos que los rivales tuvieran mayor jugada, y asustaría a los demás.

Vemos, por ejemplo, en una mesa, correlativamente las siguientes jugadas: Dos parejas de diez y sietes y la carta oculta.

Una pareja de A y una j y un ocho y la carta oculta.

El 9, el 10, la J, la K y una carta oculta.

¿Qué puede escondernos todo eso?

Nada menos que: un full de diez sietes o de sietes diez. Un trío de ases el segundo jugador. Y una escalera el tercero, si ha ligado la Q correspondiente.

Si tenemos juego inferior a esos, podemos perder. Supongamos que tenemos tres K. Perderíamos con cualquiera de ellos. Ahí está el riesgo. Pero hay que jugar, porque tal vez no ligaron nada en absoluto.

Las posibilidades son infinitas, como en todo el póker, y entra asimismo la estrategia del jugador, que puede apostar de farol, sin que sepamos si ligó la jugada que tememos, o si está simplemente fingiendo lo que no es. De ahí que hayamos dicho que es una forma de juego harto peligrosa, donde todo puede suceder ya que, aunque parezca más sencillo a cartas vistas, un solo naipe puede cambiarlo todo.

Un jugador que ha ligado póker, y sólo tiene tres cartas iguales a la vista, y la cuarta tapada, puede arriesgarlo todo frente a una escalera de color rota, a la que le falta una sola carta, pero la tapada de la que le falta a la escalera o no. Ese es el dilema que hay que resolver, con todas sus consecuencias. Las probabilidades nos dicen que no es fácil que haya ligado. Pero el juego del póker enseña que hay que fiarse poco de las probabilidades, puesto que suele dar más de una sorpresa en ese sentido... y nuestro adversario puede muy bien haber completado la escalera real que tememos. Pero claro, con un póker hecho, ¿quién se echa atrás?


poker – Google Noticias

» Poker con el Tajo - El Decano de Guadalajara
» May Maceiras: El póquer y nuestro entorno. - PokerNews
» Alain Roy gana la final del Partouche Poker Tour de Cannes - Noticias Poker
» El Casino de Barcelona, primera parada del European Poker Tour - Noticiasdot.com
» Un poker de ‘ases’ por la presidencia de la República - La Vanguardia Liberal
» Finaliza "Poker de reinas" - Esto
» Comenzó ayer el Borgata Poker Open a la espera de la espera de la ... - Noticias Poker
» Affilinet convoca la segunda edición internacional de las Noches ... - Puro Marketing
» Trallero Reiser: Con 7 basta... o sólo 6? - PokerNews
» La parada de Costa Rica del World Poker Showdown cambia de fechas - Noticias Poker
poker en linea

888 Poker
888 Poker